Un taxista baja a una invidente del taxi por llevar perro. 

Esto ha ocurrido en Vigo. En la parada situada en la calle Venezuela. Aunque parezcan cosas increíbles en nuestra sociedad, no lo es tanto.

María del Carmen Vila, una vecina de la ciudad, invidente, y que le tocó vivir un episodio desagradable que creía ya más propio de épocas pasadas, con menos sensibilidad al igual que el resto de nosotros.

A las 8 de la tarde, cómo en otras ocasiones, Mari Carmen se fue a coger un taxi en compañía de su perro lazarillo. Se encontraba ya dentro cuando el conductor del vehículo la obligó a bajarse de muy malos modos. Cómo es un derecho que tiene ante la ley y la normativa local se negó a bajarse.

“Me sorprendieron sus malas formas. Se puso a gritar y a dar voces y tuve que salir del taxi” explica la afectada. “Este es mi segundo perro lazarillo. Con el primero, allá por el 2006, ya tuve algún problema, pero era al principio”.

En la zona se encontraba una amiga de María del Carmen que apuntó los datos del conductor, ya que si no poco podía hacer para localizar al chofer. Y así pudo llamar a la policía local y denunciar lo ocurrido “No es solo por mí, sino también por el colectivo al que pertenezco. No podemos permitir que ocurran cosas así”, concluye antes de agradecer la atención de los agentes y el apoyo de los transeúntes: “Me sentí arropada”.

La Asociación de Taxistas de Vigo está de acuerdo en la mala actuaccion del taxista y afirma que es algo aislado y que el Concello debe actuar, con la normativa en la mano, para sancionar al chófer que haya incumplido la normativa.

 

Share Button