Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Es sorprendente lo que un cierre puede hacer por una persona o por un perro.

Sadie, una perra de pastor collie-dálmata de 13 años de edad, había estado de luto por la pérdida de su mejor amigo y dueño que recientemente falleció de un ataque al corazón.

Sadie había sido la fiel compañera del hombre desde que la adoptó como un cachorro de 8 semanas de edad. Hasta que murió de un infarto.

La esposa del hombre, Julie Beaulieu, dice que el perro mayor se había deprimido después de la muerte de su esposo. Durante los diez días que siguieron a la muerte del Sr. Beaulieu, Sadie perdió diez libras porque se negó a comer.

“Estaba tan angustiada y perdida. Alrededor de las 2:30 o las 3 en punto ella escuchaba su camioneta, y se paraba en la ventana y miraba. Estaba esperando que él volviera a casa “, le dijo a Global News .

Entonces, cuando Sadie y Julie fueron al servicio conmemorativo de su esposo, ella invitó al perro a despedirse.

“No había comido desde que pasó, así que pensé que al dejarla ver dentro del ataúd y verlo allí, tal vez iba a darle un cierre como lo hizo por mí”, dijo.

“Dejé que ella se pusiera de pie y mirara y ella casi tenía una expresión de sorpresa en su rostro. Ella estaba parada allí … y estaba bastante desconcertada por eso y luego pareció relajarse y simplemente se quedó allí conmigo “.

El director de la funeraria tomó una foto del momento de paz, que ahora Julie usa como fuente de consuelo y afecto.

En cuanto a Sadie, Julie dice que el perro se fue a casa después del servicio y comió dos comidas completas, y que ha vuelto a disfrutar de su rutina normal desde entonces.

Foto de Elements Cremation, Pre-planning and Burial

Share Button