Jax es un perro que lleva gafas y resulta muy gracioso.

Todo comenzó un día que se dueña, Madison Berglund, decidó llevar a Jax al veterinario en su pueblo, Austin  en Texas.

El perro se comportaba de manera extraña y ella preocupada quiso encontrar los motivos. Y estos eran que sufría de glaucoma y cataratas.

Ante este diagnóstico el veterinario le recomendó poner gafas a Jax para que tuviera una vida normal, y desde entonces es toda una estrella en las redes sociales y es conocido por donde va.

El modelo de las gafas se llama ‘Doggles’ y ya están preguntando por ellas, después de que la dueña de Jax colgara sus fotografías en las redes sociales.

Es maravilloso que tengamos estos avances cuando nuestro perro sufre de problemas en la vista. Poner gafas a un perro era hasta hace muy poco algo impensable. Y es algo que sin duda va a mejorar la vida de muchos perros y alegrar a sus amigos humanos.

 

 

 

Share Button