Un Doberman, una vez más, ha demostrado que los perros son leales hasta la muerte. Dibakar se llamaba este doberman que perdió su vida salvando a su dueño y su familia de 4 serpientes venenosas de la montaña.

Una sangrienta pelea se produjo entre el perro y las serpientes cuando estas últimas trataron de entrar en la casa a escondidas por la noche. Sin embargo, el perro que estaba haciendo guardia en el patio se dió cuenta de que estaban allí. Se enfrentó a las serpientes, las mordió y salió victorioso de la batalla.

Pero, por desgracia, ha perdido su vida pocos minutos después de se victoria. El perro murió debido a los efectos venenosos de las picadura de las serpientes.

Un triste final para otro maravilloso perro que lo dió todo por los que más quería. Ya podían aprender algo muchos humanos de estos animales.

Share Button