Denzel es un perro de asistencia que ha llegado a la vida de Alonso afortunadamente para ayudarle con su vida y hacérsela más fácil.

Cuando nos planteamos tener un perro en nuestras vidas lo hacemos por distintas causas. Aunque seguramente en muy pocos casos sea como este. Alonso es un niño de 5 años con un 99% de discapacidad y Denzel es un perro de asistencia que le ayuda en su día a día y hace más feliz a la familia.

Covadonga Cienfuegos lo tuvo claro  día que se cruzó con un perro de asistencia y su hijo movió un poco su mano. “Me decían que estaba como un cencerro pero me afané en buscar un perro de asistencia”, relata.

Lo que pasa es que un perro con estas características no es fácil de conseguir y su precio es muy elevado y no está al alcance de todos los que lo necesitan. Un perro de asistencia para una persona con discapacidad alcanzaba un precio de 15.000 euros y que no había subvenciones, Covadonga inició una campaña en redes sociales.

Fue Alonso quien reaccionó de una manera que no había reaccionado jamás cuando vio la foto de un cruce de labrador de color chocolate de nombre Denzel de una asociación de Sevilla. Pomi Ramírez Alonso, el adiestrador de perros de la Policía Nacional que ha protagonizado programas de televisión junto al famoso César Millán se brindó a adiestrar a Denzel.

Desde hace año y medio, y tras pasar una semana en el centro de Pomi, vive en el hogar de esta familia salmantina, mientras un adiestrador lo entrena en la propia casa para que pase el examen y obtenga el certificado como perro de asistencia.

La conexión entre los dos es tan grande y ha llegado a tal punto que cuando el pequeño enferma (en ocasiones también padece crisis epilépticas), Denzel lo presiente. “En junio de 2017 a Alonso le subió la fiebre y el perro lloraba, chillaba y no paraba de dar vueltas. Cuando fuimos al hospital sufrió una convulsión febril y parecía que el perro intuía que algo estaba pasando”, recuerda Covadonga.

Y no es el único modo de aviso y cuidados que tiene. Inmóvil, junto a la silla de ruedas de Alonso, permaneció Denzel en otra ocasión en la que el pequeño sufrió una hipoglucemia y su madre se vestía a toda prisa para ir al hospital.

Un llamamiento que hace esta madre es algo que todos compartimos.
Es necesaria una ley que regule a nivel nacional los perros de asistencia y ayuda y su acceso a lugares. ¿Es algo tan complicado de hacer?. Comentan que ” Yo me puedo subir con el perro en un avión en Barcelona pero no puedo bajar en Valladolid. No tiene sentido”

No  es la única que reclama esto en nuestro país. Este padre recoge firmas para que su hijo pueda entrar con su perro en un centro comercial.  Y lo curioso es que al poco de hacerlo el representante de marketing del CC Príncipe Pío ha contactado con Oscar para disculparse por lo que consideran un lamentable mal entendido. “Dicen que entienden la necesidad de los animales por parte de las personas con discapacidad y que van a modificar la norma por la que negaban su acceso.

Nuestro agradecimiento por todo lo que nos aportan estos maravillosos seres a nuestra vida y cómo nos ayudan.

Entre todos podemos ir mejorando estos temas y si es necesario apoyar en la recogida de firmas. ¡Un mundo más accesible para todos es posible!

 

Share Button